¿Cómo escuchábamos música por internet antes de Spotify?
1153
single,single-post,postid-1153,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
napster_web

#TBT: ¿Cómo escuchábamos música por internet antes de Spotify?

Siempre nos acostumbramos rápido a lo bueno, en este caso, a la facilidad que nos da Spotify para escuchar música. Si lo combinamos con plataformas como Youtube y Bandcamp, nos damos cuenta que es el mejor momento posible para cualquier melómano. Millones de canciones al alcance de nuestras manos de manera fácil, rápida y legal.

¿Cómo fue la era pre-Spotify?

El camino ha sido largo y tortuoso. Los primeros sistemas dejaban mucho que desear: eran lentos y engorrosos. Imaginaos lo que dirían en 1999 si comprobaran lo fácil que es lanzar tus canciones desde tú móvil a un altavoz SRS-XB70. No lo hubieran creído. Así eran las cosas por entonces.

Además, la industria musical y los propios artistas tardaron en reconocer que este era el futuro y había llegado para cambiarse, lo que supuso otro escollo. Todo ha quedado superado. Hoy echamos la vista atrás en nuestro #TBT para recordar cómo escuchábamos música por internet en los 00s.

Spotify

Napster (1999 – 2001)

Napster llegó a finales de los 90 y el mundo no volvió a ser el mismo. En los foros, en las salas de chat del IRC hispano, se comentaba entre susurros; un programa para compartir música, rpra bajarte MP3s. Las velocidades de la época hacían que bajar una sola canción, a la ridícula compresión de 128k/S, fuera cosa de media horita. Pero daba igual, los melómanos tenían en sus manos la herramienta perfecta para descubrir música y más música.

Las discográficas no fueron capaces de ver lo que tenían delante: una revolución. Trataron de ponerle puertas al campo, con Metallica a la cabeza, demonizando a sus usuarios. Pero aunque consiguieran cerrar Napster, la gente había dejado claro un mensaje: querían música en internet.

Spotify

Audiogalaxy (2001 – 2002)

El primer sustituto del Napster, estaba basado en un sistema de páginas webs y un cliente para bajar las canciones. Lo mejor era su sistema de grupos, en el que podías enviar mp3 no solicitados a tus compañeros de “Pop Rock de los 60”, y recibir las suyos. Otra manera genial de descubrir música. De nuevo, la industria paró los pies a la aplicación, que terminó por hacer desaparecer prácticamente todo su catálogo.

KAzaa

Kazaa (2001 – 2003)

A medio camino entre el Napster y el Emule, fue un programa muy popular durante unos años. Además de canciones, podían compartirse películas, aunque las velocidades de descarga hacían que, en la práctica, la gente optara por bajar mp3, como mucho, pequeños clips de vídeo.

emule-63

Edonkey – Emule (2002 – 2010)

España era del Emule. Tanto es así que aún funciona, aunque dentro de una pequeña comunidad de fieles. Esta plataforma era la ideal para los que buscaban descargar discos completos. O incluso discografías, que en muchas ocasiones ni se escuchaban. Es posible que aún tengáis por ahí decenas de álbums acumulados en algún DVD Princo. Con el advenimiento de iTunes, Spotify y Yotube, se quedó para el pirateo y el ripeo de VHS rarunos.

pesadilla

MySpace (2003 – actualidad)

La primera red social, tal y como entendemos el concepto moderno, con éxito. MySpace se convirtió rápidamente en el lugar ideal para escuchar música y relacionarse con bandas y fans. Todo de manera legal. Era habitual que las bandas dejaran ahí sus nuevos singles y adelantos de discos. Su interface quedó obsoleta rápidamente, pero aún sigue viva, e incluso ha tenido un pequeño repunte por pura nostalgia de los 00s.

last-fm-free2

Last.Fm (2005 – 2007)

Durante cinco minutos, parecía que Last.Fm iba a ser el futuro de la música. Una forma simple de escuchar música online, con estadísticas de lo que más te gustaba, y acceso a las escuchas de tus amigos. Pero dos cosas impidieron su avance. Por un lado, su engorroso sistema por navegadores. Por otro, las denuncias que limitaron su catálogo poco después de comenzar a ser popular. Last Fm terminó por perder todo su catálogo online y poner links a Youtube y Spotify. Sigue en activo pero en 2007 ya estaba todo el mundo usando otros métodos.

Hoy en día, cualquier móvil pone a tu disposición un montón de apps para escuchar música con una mayor calidad que cualquiera de estas aplicaciones. El Xperia XZ, por ejemplo, dispone de un sistema de sonido de alta definición que hace que tus canciones suenen mucho, mucho mejor que tus viejos MP3s del Napster.

Sin comentarios

Escribir un comentario